“Los griegos decían que las artes tienen raíces amargas”


LOLA GARCÍA-AJOFRÍN. Publicado en ESCUELA, 12 de mayo de 2011

Salvador Gutiérrez, coordinador de la nueva edición ortográfica de la RAE. FOTO: Teresa Rodríguez

Se abraza a la nueva edición de la Ortografía de la Lengua Española. En lo literal, para la foto; en lo metafórico, en su día a día. Como coordinador de este volumen y como lingüista, Salvador Gutiérrez Ordóñez (Taballes, Asturias, 1948) mima el castellano cuando articula cada vocablo. Lo mastica en la boca como quien degusta un suculento manjar, para saborearlo. Con cariño —por cierto, una de sus palabras preferidas—. Reconoce que lleva tiempo aprender a amar la ortografía. 

De niño no le gustaba. “Se comienza a apreciar cuando se domina y, especialmente, cuando se comprende”, asegura. Tiempo después, es uno de los responsables de que 450 millones de hispanohablantes deban acostumbrase a escribir el ‘solo’ (solamente) sin tilde, como “consejo”, que no como “condena”; y que Julio Iglesias ahora deba cantar que es un truhan, pero sin acento. La ‘y’ se libró y seguirá llamándose ‘i griega’ o ‘ye’, como plazca. Son algunos de los resultados de esta reforma, aprobada el pasado 28 de noviembre por las 22 Academias de la Lengua Española, con afán de consensuar. Porque, como diría Gutiérrez en el discurso ‘Del Arte gramatical a la competencia comunicativa’ de su recepción pública hace dos años como sillón “S” de la Real Academia de la Lengua: “El lenguaje, por su extensión, por su profundidad, por su variedad, por sus relaciones con todas las ramas del conocimiento y con el hombre mismo… es un inmenso océano que siempre ha necesitado de la ayuda de otros ojos para poder ser contemplado”.

Si le digo que esta entrevista la leerán 198.000 “ó” 199.000 lectores, ¿cometo una falta de ortografía?

Es una falta venial.

¿Por qué se decidió quitarle la tilde a la “o”?

Hasta el presente la norma prescribía poner la tilde a la conjunción “o” entre dos cifras con el fin de que no se confundiera con el cero. Esa norma quedó obsoleta, pues en la escritura de los ordenadores el cero y la “o” se diferencian por el tamaño. Por otra parte, era la única palabra átona que llevaba tilde.

Si le digo “CATAR”, ¿piensa en almorzar o en el emirato árabe?

En la escritura normal no se confunden, pues el país se escribe con mayúscula (Catar) y el verbo, con minúscula (catar). En el caso de que apareciera con todas las letras en mayúscula (CATAR), las posibilidades de confusión serían mínimas. En todo caso no serían de naturaleza distinta a la ambigüedad que presentarían las palabras ARGENTINA (Argentina/argentina), LA CHINA (La China/la china)…

De las modificaciones que incorpora la RAE en esta nueva edición ortográfica, ¿cuáles son recomendaciones y cuáles son de uso obligatorio?

Son recomendaciones, por ejemplo, los nuevos nombres de algunas letras. Es opcional el uso de la tilde en los pronombres demostrativos y el adverbio solo (la Academia recomienda con su ejemplo no poner la tilde: así lo viene haciendo desde 1959 en sus publicaciones). Es obligado quitar la tilde en los monosílabos con diptongo o triptongo ortográfico (guion, fie, fieis, lie, lieis, Sion, truhan…). Es obligatorio unir el prefijo ex- a la palabra siguiente, si es simple (exmarido, excomandante, expolicía…), pero no cuando afecta a expresiones complejas (ex capitán general, ex comandante en jefe).

¿Quién decide estas modificaciones y cada cuánto?

Estas modificaciones las decide, en última instancia, la Asociación de Academias de la Lengua Española. Previamente, han tenido que pasar por un largo proceso de estudio, reflexión y aprobación: equipo de redacción, comisiones de cada Academia, Comisión Interacadémica…

¿Existe gran desacuerdo entre los miembros cuando se llevan a cabo estas deliberaciones?

Cuando el equipo de redacción eleva una propuesta, lo hace después de un estudio completo y exhaustivo. En general, toda la nueva Ortografía ha recibido un respaldo unánime. Pero, como la ortografía es un tema muy sensible, algunos de sus puntos levantaron gran polémica. Esto no es malo. Es un índice de la preocupación tan profunda que sentimos por los problemas de la lengua, en especial por la ortografía que hemos asimilado desde niños.

¿Güisqui con hielos o whisky solo?

Hay dos opciones que se adaptan a las normas ortográficas de nuestra lengua: güisqui wiski. Si se usa whisky tendremos que escribirlo en cursiva, como un extranjerismo.

Cedé no cuajó, ¿pronto veremos ‘ai-pad’ o ‘ai-fon’?

En general, estos términos técnicos que designan objetos de amplia difusión tienen un gran uso, pero muy concreto. Un día entran en nuestras vidas y, poco después, se suelen ir porque otro aparato más moderno los utiliza. Quedan registrados en los corpus; pero, en ocasiones, su vida efímera les impide llegar hasta el diccionario.

La sociedad de consumo genera productos con mayor celeridad que antaño, ¿sigue modificándose la RAE con la misma regularidad o ahora lo hace más deprisa?

La RAE introduce constante innovación en métodos y tecnología de investigación. También se comporta como una empresa moderna en sus formas de relacionarse y de abrirse a la sociedad por medio del uso de las Nuevas Tecnologías. A través de su página web se pueden realizar consultas del Diccionario y del Diccionario Panhispánico de Dudas, y por medio del correo electrónico se responde diariamente a multitud de dudas que llegan al Servicio de Consultas. Por lo demás, en las decisiones que afectan a la lengua, la RAE opera con prudencia, información y tiempo.

¿Cómo se enseña a escribir bien?

Escribiendo. Las normas y consejos pueden ayudar pero, a escribir, se aprende escribiendo. Suelo citar siempre una frase de Gertrude Stein: “Escribir es escribir/ y escribir y escribir/ y escribir, escribir, escribir”. Sucede lo mismo que con otras actividades de la vida: a pintar se aprende pintando, a jugar a fútbol se aprende jugando. La lectura, una lectura abundante, selecta y reflexiva, ¡qué duda cabe!, también ayuda mucho.

Y usted, ¿cómo aprendió a amar la ortografía?

Como todas las técnicas, la ortografía exige un aprendizaje costoso y lento. Los griegos decían que las artes tienen raíces amargas. De niño, la ortografía no se ama. Se comienza a apreciar cuando se domina y, especialmente, cuando se comprende.

¿Su palabra preferida?

No hay una sola palabra preferida. En general, todas tienen mucho que ver con los buenos sentimientos (amor, cariño, afecto, bondad…) y poco con los problemas.

¿Cómo se llega a ser miembro de la Real Academia?

Existen, al menos, tres condiciones: poseer un currículum de excelencia, que tres académicos te presenten cuando se convoque una vacante y que te vote la mayoría.

¿Cuál es la mayor polémica lingüística que ha causado la feminización del mercado laboral?

El acceso a la mujer al mercado laboral ha habilitado y hecho normales muchos femeninos que antes no se utilizaban. Algunos femeninos se han incorporado con menos dificultades que otros. Son problemas normales de la dialéctica lingüística. Al final, es el uso el que manda.

¿Acabarán aceptando “lideresas”?

Solo si el uso lo quiere.

¿Se dirigiría a los “profesores y profesoras”, solo a los “profesores” o al “profesorado”?

Depende del contexto. Pero no me considero machista por utilizar profesores al referirme a hombres y mujeres que ejercen esta benemérita profesión. Por la misma razón, no me esfuerzo por sustituir los plurales comunes por sustantivos colectivos como profesorado, alumnado, ciudadanía.

¿“Redactora-jefa” o “redactora-jefe”?

Hoy se utilizan con normalidad los dos géneros: jefe y jefa. Cuando se utiliza el término redactor en sentido genérico, el compuesto redactor jefe (sin guion) se refiere a un puesto que puede ser ocupado por un hombre o por una mujer. Si utilizamos el femenino redactora, puede usarse indistintamente con el nombre común jefe (redactora jefe) o con el femenino jefa (redactora jefa).

Anuncios

Una respuesta a ““Los griegos decían que las artes tienen raíces amargas”

  1. Pingback: “Los griegos decían que las artes tienen raíces amargas”·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s