“Vos sí podés aprender”


Un proyecto de UNICEF y la Asociación Civil de Educación para Todos reduce los malos resultaros del 30% al 10% en los barrios con menos recursos. Su estrategia es acompañamiento y confianza

Dos alumnas de la escuela de Talar de Pachecho, Tigre (Argentina). FOTO: LOLA GARCÍA-AJOFRÍN

Cuentan que por los coloridos parajes de Talar de Pacheco, Tigre (Argentina), a 40 km de Capital Federal, se dejó caer Antoine de Saint-Exupéry, el aviador y escritor, autor del célebre cuento El Principito, cuando dirigía la compañía Aeroposta Argentina; también cuentan que por su hermosura, todas las guías turísticas exigen una visita a la fluvial región, situada sobre la rivera del Río de la Plata; y que por sus contrastes, con opulentas instalaciones deportivas de handbol, paddle o hockey a un lado, y la miseria absoluta a otro, es el fiel reflejo del principal mal sudamericano, la desigualdad -en Argentina, un país que produce alimentos para el doble de su población, nueve millones de niños pasan hambre y ocho pequeños mueren al día por desnutrición, según datos de UNICEF de 2008-2009-. “Las personas mayores son muy extrañas”, lamentaba el escritor francés.

Quienes lo cuentan, hace tiempo que entendieron que la pobreza se convierte en factor causal del fracaso escolar cuando los que pueden intervenir, no actúan; y los que no pueden hacer nada, se resignan. Son Irene Kit y Daniela  Passarella, presidenta y coordinadora de Programas de la Asociación Civil de Educación para Todos (AEPT), una organización que desde 2004 trabaja junto a UNICEF en las regiones más míseras de Argentina para reducir el fracaso escolar en los primeros cursos. Lo hacen a través del programa ‘Todos Pueden Aprender’, un proyecto de metodología de promoción asistida, que combina la didáctica con la concienciación a toda la comunidad educativa de que todos los niños son capaces.

Vos sí podés aprender. FOTO: LOLA GARCÍA-AJOFRÍN

Al volante, la presidenta de AEPT explica que este programa consigue mejorar los resultados de los chavales gracias al refuerzo del proceso de enseñanza-aprendizaje en lecto-escritura y matemáticas en los primeros cursos. “El objetivo es remediar una pésima propuesta de enseñanza de la realización inicial, muy típica de América Latina, heredera de las décadas revolucionarias en las que cualquier método de intervención fue desacreditado por autoritario”, reconoce. Su apuesta es precisamente la contraria. Supervisión, seguimiento individualizado, diagnósticos de situación para orientar las acciones,  elaboración de herramientas para identificar a los alumnos que requieren mayor acompañamiento y evaluación de logros y dificultades.  Además, este programa parte de una premisa clara: “la repetición es contraproducente para el alumno”.

Kit aparta la mirada un momento de la vía para indicarnos las cifras que recoge el informe de resultados del proyecto. El tráfico es lento. Casi estático. “El afán de los argentinos por ir en carro a todos sitios”, hace un inciso. Vuelve la vista a la carretera. Nosotros al  papel. El documento especifica que ya han trabajado con 127 mil alumnos de primer ciclo en todo el país desde 2004. Especialmente en las provincias de Santa Fe y Mendoza, donde han atendido a más de 30.000 estudiantes en cada una, en 800 y 211 centros respectivamente. En Buenos Aires comenzaron a intervenir el curso pasado y ya asisten a 3.600 chavales de 22 colegios. Uno de ellos es la Escuela Primaria Nº 30 “Martín Miguel de Güemes”, de Talar de Pacheco, a la que nos dirigimos.

Un adolescente, de unos 13 años, tal vez 14, irrumpe en medio de la calzada, aprovechando el caos circulatorio y las licencias del embotellamiento. Va provisto de un limpialunas empapado en jabón. Sin pedir permiso, en un instante, reboza los cristales del coche y lanza una sonrisa. Kit, sin abandonar del todo la conversación, baja la ventanilla y entrega una moneda al chico. Posiblemente piense que la recompensa de su labor es evitar este final a los chavales para los que trabaja. Continuamos camino y la charla. La presidenta de AEPT admite orgullosa que la mejoría es fácilmente palpable es los centros es los que han intervenido. Solo lamenta que en Argentina por la legislación vigente no se pueda acceder a los datos de las evaluaciones nacionales por institución educativa, lo que dificulta contrastar los resultados.

Aunque siempre hay cabida para algunas argucias. “Como equipo, procuramos convencer a los ministerios provinciales de la importancia de organizar grupos testigo con escuelas comparables, y aplicarles evaluaciones”, admite Kit. Prueba de ello, es el que han denominado ‘el caso Mendoza’, en referencia a la provincia de este nombre. Allí, en 2010 se aplicaron pruebas a un grupo testigo de casi 7.500 estudiantes. En cuatro meses los malos resultados se redujeron del 30% al 10%.

Lo corrobora Claudia Segovia, la directora de la Escuela Primaria nº 30 de Talar de Pacheco, que nos recibe a nuestra llegada al centro. El colegio inspira compromiso. Aulas repletas de dibujos y ejercicios. “Don Pepito el verdulero/ se cayó en un sombrero/ el sombrero era de paja/ se cayó en una caja”, cuelga en una cuartilla de una de las paredes del aula de primer curso. Es una de las indicaciones del proyecto, la de enseñar a leer con frases que tengan significado y no el clásico “ma, me, mi, mo, mu”.

Clase de la escuela de Talar de Pacheco, Tigre (Argentina). FOTO: LOLA GARCÍA-AJOFRÍN

Otra es la práctica de continuar con un mismo maestro para que acompañe a su grupo de alumnos durante el primero y segundo año de Primaria, lo que facilita el seguimiento de los chavales y evita el riesgo  de que, según Kit, “les hagan repetir, por un cierto temor  a que el docente de segundo año juzgue al docente del primer curso”. Una alternativa, probada en muchas escuelas con buenos resultados, pero también, “una de las acciones que más cuesta implantar entre los maestros”, admite Claudia Segovia. Lo confirma el vicedirector de la Escuela, René Ferreyra, que se suma a la reunión.

Durante el viaje a Talar de Pacheco, las responsables de AEPT habían insistido en la relevancia para este programa de que toda la comunidad educativa esté implicada . Durante nuestra visita somos testigos de ello. Junto a la presidenta y coordinadora de la ONG, la directora y vicedirector de la escuela y la profesora Irma Schey, también de AEPT, pronto se unen: Guillermo Soberón, delegado municipal de El Talar, Luis Samyn Ducó, director General de Educación de Tigre y Adriana Paludi, directora Coordinadora de la Delegación municipal, que han querido confirmar con su presencia el apoyo de las instituciones regionales al proyecto.

Nos arrancan de la tranquilidad del despacho los cantos de los chavales de Primaria que estos días preparan un baile para la fiesta de final de curso –en Argentina acaba en diciembre-. Ellos todavía no lo saben, pero son los verdaderos protagonistas de este Programa. La pequeña de cinco años que utiliza las dos manos para contar los seis hermanos que tiene; el más osado de la clase que insiste en que lo fotografíen y que, “gracias al proyecto, este año pasará de curso, cuenta su profesora”;  o el que escribió cuando se enteró que repetía que “se sentía re mal de solo pensar que tendría que aguantar las burlas” –una de las estrategias del proyecto es analizar los testimonios de los repetidores. Se evaluaron 11.000. El 25% expresó sentimientos de miedo o de extrema dificultad-.

Algunos, tal vez, también ayuden a superar la posición 58 en lectura o 55 en matemáticas que obtuvo Argentina en esta edición de PISA. Un país, en el que a pesar de los progresos educativos de los últimos años -la inversión estatal se elevó al 6% del PIB y se consiguió escolarizar a  casi todos los chavales de entre  5 y 14 años de edad y a una mayoría significativa de aentre 15 y 17-, sin embargo menos de la mitad logran su título de nivel secundario. De momento “el alcance del programa es aun muy limitado como para incidir en los resultados nacionales; es un primer paso”. Lo cuentan Irene Kit y Daniella Passarella, que creen que hoy muchos niños fracasan porque nadie les recuerda: “vospodés aprender”. A la vuelta, el tráfico ha cesado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s